22:00 hs
EL INVITADO
00:30 hs
BULL
01:30 hs
EL INVITADO
Todos los horarios
A&E EXTRAS

La reina azteca que asesinaba a sus amantes y hacía estatuas con sus huesos

Todo lo que tenía de bella, lo tenía de mortal. Hija de reyes, Calchiuhnenetzin conquistó el corazón de Nezahualpilli, rey y señor de Texcoco, que cayó rendido frente a su encanto natural y sus poderosas raíces. Pero detrás de su atractivo, se escondía un costado siniestro.

Siendo apenas una niña, la princesa azteca fue seleccionada entre varias mujeres nobles y elegida por el rey para ser su esposa. De cara al matrimonio, Calchiuhnenetzin fue trasladada al Palacio Real junto a un importante sequito de sirvientes para atender todas sus necesidades.

Aburrida y en soledad, la flamante reina comenzó a explorar sus más intensas fantasías y por su cuarto circularon cientos de amantes a quien la princesa mandaba a llamar por medio de sus subordinados.

El final nunca era bueno para estos hombres. Luego de haberse entregado al placer y para deshacerse de toda posible acusación en su contra, Calchiuhnenetzin los mandaba a matar. Como si eliminarlos no era ya suficiente, la reina le encomendaba a un grupo de artesanos que hicieran estatuillas con los esqueletos, las cuales conservaba en el palacio como objetos decorativos.

Es posible que sus crímenes y perversiones hubieran quedado impunes de no ser porque dejó vivos a tres de sus amantes. Y todo salió a la luz cuando uno de ellos llegó a la corte de Nezahualpilli, utilizando una pulsera que era propiedad de la reina. Esto levantó sospechas y tras una serie de investigaciones, el rey descubrió la verdad.

Calchiuhnenetzin fue condenada a muerte y junto a ella, fueron ejecutados todos aquellos que habían colaborado introduciendo a los amantes en su palacio, asesinándolos, fabricando las estatuas o encubriendo los crímenes.

 

Videos A&E del mes:


Fuente: Cultura Colectiva

Imagen: Shutterstock